Depuradoras flotantes

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Santo Domingo. – Un concepto “salvaje” de las torres del mañana que no solo las considera como lugares para que la gente viva y trabaje, sino como gigantescas herramientas tecnológicas que contribuirán a recuperar el medioambiente y resolver problemas energéticos. Así describen algunos medios al  concepto de

Son rascacielos flotantes para reciclar la basura oceánica y generar energía, que podrían operar en las zonas donde se concentra una gran masa de desechos, principalmente compuesta de plásticos, y con una superficie tan desmesurada que ha sido bautizada como el “octavo continente”.

El edificio ‘Filtration’,  ideado por el arquitecto y diseñador Honglin Li (www.honglin-li.com) de San Francisco, California (EEUU), es una megaestructura prefabricada y modularizada, para gestionar los residuos y usarlos como fuente de energía.

Esta megaestructura combina, de manera vertical, varias instalaciones de recuperación de materiales y plantas de tratamiento de agua que se utilizarían para retirar del mar y reciclar la basura flotante del “octavo continente”, además de filtrar el agua y devolverla ya depurada a los océanos, según Honglin Li.

“Esta innovación favorecerá el reciclaje y reaprovechamiento de los residuos y, además, ayudará a resolver la crisis energética mundial en el próximo siglo”, según este diseñador.

“SIN TIEMPO QUE PERDER” PARA LIMPIAR LOS MARES.

Honglin Li explica a Efe que su propuesta incluye  colocar estas torres, que funcionarán sin la presencia de seres humanos, “en una serie de plataformas petroleras abandonadas, las cuales serán recicladas, como parte de la limpieza de los océanos”.

Consultado sobre cuándo podría construirse y comenzar a funcionar el primer rascacielos filtrante y flotante, señala: “aún no puedo adelantar fechas, pero no hay tiempo para perder para comenzar a limpiar el océano y proteger nuestro medio ambiente de los desechos marinos”.

Según Honglin Li existen cerca de 3.000 plataformas petroleras abandonadas en distintas aguas del globo, cuatro de ellas cerca del  Gran Parche de Basura del Pacífico (GPBP), que “podrían ser desmontadas parcialmente y añadirles a su estructura básica los componentes prefabricados con sistemas de filtración, reciclaje y generación de energía, que ya existen en el mundo real”, indica.

El GPBP se extiende desde la costa oeste de América del Norte hasta Japón, tiene el doble del tamaño de Texas (EEUU) y alcanza un espesor de 30 metros de media, según Honglin Li.

“Esta gran máquina de reciclaje vertical y flotante, con la mitad de su estructura por encima del agua y la otra mitad sumergida, y con dos cubiertas cuadrangulares superpuestas en su centro, funcionaría en el Pacífico, pero podría desplegarse en otras partes del mundo para resolver problemas ambientales y energéticos”, afirma.

UN PROBLEMA QUE SE GLOBALIZA.

El diseñador señala que los océanos Atlántico e Índico también tienen masas de desechos plásticos y que en el Mar del Norte también se están desarrollando estos parches de basura.

“‘Filtration’ recogerá el agua de mar contaminada y con basura mediante una serie de bombas situadas bajo el nivel del mar y la bombeará al ápice del edificio”, explica.

“Desde allí, la fuerza de gravedad precipitará el agua hacia abajo a través de los sistemas de filtración, separando y clasificando los desechos,  y quemándolos, compostándolos, desechándolos o recuperándolos, según su tipo, mientras limpia el líquido”, agrega Honglin Li.

Según el diseñador, los materiales reciclables y no reciclables se irán acumulando en la base de la estructura,  siendo los  primeros transformados en energía y los segundos transportados a vertederos “por barcos que atracarán en una de las cubiertas, o mediante un sistema que genere electricidad aprovechando el movimiento de las mareas”, afirma.

“La estructura principal o “núcleo de árbol” vertical de la torre permitirá alojar e interconectar una gama flexible de instalaciones y plantas, como la depuradora de aguas, la recicladoras de plástico y la conversora de residuos en energía,  agregándolas verticalmente en los cuatro lados de la torre”, según informa.

Añade que la mayoría de las instalaciones estarán compuestas “de piezas modulares que podrán reemplazarse. Los desechos recuperados se quemarán en la planta conversora
produciendo electricidad o biocombustibles, que se utilizarán en la torre, y un excedente que podrá consumirse en tierra firme”, concluye.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *