El fraude se perpetró de la siguiente manera

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

La JCE informó que las mesas sólo tenían dos momentos donde se conectaban y transmitían datos, una al inicio del proceso (8am), donde se trasmitía el primer boletín en blanco, certificando que no había ningún voto computado en las mesas y luego se conectaba una segunda vez, al final de la votación de cada mesa. Sin embargo se pudo constatar que las mesas se conectaban en diversas ocasiones, a distintas horas luego del cierre de las votaciones, para enviar sólo parte de la información de cada acta, lo que permitía al algoritmo fraudulento cuadrar los votos a favor de Gonzalo Castillo, usando y manipulando parte de los votos retenidos de Leonel Fernández, de los votos nulos y de los votos de los demás precandidatos, sumando así votos ficticios a Gonzalo Castillo en transmisiones posteriores, y restándole de igual manera a Leonel Fernández. Hasta ahora se estiman alrededor de 92,000 votos robados a Leonel Fernández.

Esta es la razón por la cual el primer boletín trasmitido por la JCE mostró una diferencia de alrededor de 8 puntos porcentuales en favor de Gonzalo Castillo, esto debido a que, adrede, el sistema sólo envió una parte de la data de cada acta, precisamente la parte que contenía la mayoría de los votos de Gonzalo Castillo, y por el contrario retuvo parte de los votos de Leonel Fernández, parte de los votos de los precandidatos y parte de los votos nulos, para así poder fraudulentamente cuadrarlos en contra de Leonel Fernández, cambiando así la percepción inicial de cómo iba el conteo, lo que implica de entrada una práctica fraudulenta que alentó e influenció negativamente a miles de votantes que aún seguían en fila para ejercer su derecho al voto.

El primer boletín es una prueba de este fraude, esa retención fuerte de datos en cada acta del primer boletín permitió mostrar ese porcentaje tal alto de diferencia entre Leonel Fernández y Gonzalo Castillo, ya que retuvo, como dijimos, la mayor parte de los votos de Leonel Fernández, de los demás precandidatos y de los votos por “ninguno”, dándoles tiempo para el cuadre fraudulento y envío posterior del resto de la data de las actas ya cuadradas en contra de Leonel Fernández.

Esta información sólo se pudo verificar en más de 600 mesas, ya que cuando la JCE se dio cuenta que estaban investigando su base de datos, la borraron o quitaron el acceso a la misma en línea. La facción leonelista requiere y demanda acceso a la base de datos integral, para poder verificar segundo a segundo lo que hacían las demás mesas durante cada transmisión. Sólo con esas pocas mesas se pudo constatar un fraude claro y sofisticado.

En la actualidad el centro de cómputos de nuestra facción está en el proceso de cotejar las actas físicas entregadas a los diversos delegados de partidos, y ha recolectado más del 90% de las mismas, lo cual también se presentará oportunamente y formará parte de las evidencias de un fraude colosal en perjuicio de nuestro candidato Leonel Fernández, único ganador de este proceso electoral.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *