Hipólito Mejía se siente amenazado ante la delantera que lleva Luis Abinader en Santiago

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Santiago. – Ha generado un gran malestar una supuesta consulta que hizo el expresidente Mejía en Santiago, la cual establece que el 80% de los inscritos pertenecen a Luis Abinader y no a su corriente como alegaban sus seguidores en esta ciudad.

Al parecer todo ha sido una falsa alarma lo del 70 a 30 y al destapar la caja de pandora, el guapo de Gurabo se ha encontrado con la sorpresa de que los números no le dan en esta provincia y de igual forma en otras.

Cabe destacar que los principales dirigentes del H20 se han apartado hasta de su militancia y sólo se dedican a vender su proyecto personal, lo que tiene muy incómodo al expresidente.

Se habla de que en los próximos días el propio Mejía sostendrá algunos encuentros con la dirigencia local, con el simple objetivo de fortalecer su estructura política de cara a las primarias del 6 de octubre.

Y esto llama poderosamente la atención ya que el factor tiempo es determinante para la conformación de nuevos cuadros y sólo nos cuesta decir, que al equipo de Mejía se le olvidó que para ir a una guerra el batallón debe estar completamente armado y resguardado.

Todo indica que a nuestro sano juicio lo de un posible retiro amigable de Mejía es indetenible, no sólo por la situación de su proyecto en esta ciudad, más bien, el H20 no logró conformar una estructura a nivel nacional que pueda competir con la maquinaria de Luis Abinader en la próxima convención.

En el caso de Santiago el líder de la oposición cuenta con los jefes de tribus más importantes dentro del PRM, quienes tienen la obligación de cumplir todo lo mencionado durante este largo proceso de que Luis ganará en Santiago con más del 80% de los votos a su favor.

Ha quedado demostrado que en política no se puede dejar cabos sueltos y causa gran impacto ver a un político de la experiencia de Mejía estar dando palos a ciegas al final de su carrera electoral.

Sería un poco cuesta arriba ganarle en esta coyuntura a Abinader, quien luce muy cómodo y a diferencia de Miguel Vargas, este no ha cometido ni un solo error en su tirada al plato.

Finalmente digo que resultaría mejor para el líder del PPH salir como «el gatito de María Elena», aquel que tiró la piedra y supo esconder las manos y evitar que le cuentan los votos el 6 de octubre, porque otra derrota sería fatal para su retiro.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *