Rodney, a la Serie Mundial con 42 años y Soto con 20

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Santo Domingo. – En octubre de 2006, cuando los Tigres cayeron en cinco partidos ante los Cardenales en la Serie Mundial, tenían en su plantilla a un Fernando Rodney de 29 años de edad, ya con una cirugía Tommy John en su codo y sin haber cobrado el primero de los US$49,5 millones que han pasado por sus cuentas bancarias desde que llegó a las Grandes Ligas, en 2002.

Para entonces Juan Soto cursaba el tercer curso de la educación primaria en Herrera, con ocho años, aunque ya su padre del mismo nombre (una ex selección nacional de balonmano y pelotero aficionado) soñaba con ver a su hijo en el Big Show.

El próximo martes, en Houston o Nueva York, Rodney se convertirá en el jugador de mayor edad entre los 110 dominicanos que han jugado en el Clásico de Otoño, desde que Felipe Rojas Alou abriera la puerta en 1962. Y Soto será el segundo más joven que lo hace.

Rodney, en su undécimo equipo y con 951 partidos en su espalda siempre como relevista, llegará al juego inaugural con 42 años y 218 días y así eclipsará la marca entre criollos que está en poder de Bartolo Colón, que tenía 42 años y 153 días cuando relevó para los Mets de Nueva York, el 27 de octubre de 2015 ante los Reales de Kansas City.

El de Samaná fue dejado libre el 28 de mayo por los Atléticos y el cuatro de junio firmado por los Nats.

Soto se quedará corto por poco tiempo en triturar la marca de precocidad, también establecida ese 2015.

Raúl Adalberto Mondesí fue llamado por los Reales para el certamen sin haber jugado un partido de serie regular. Tenía 20 años y 93 días cuando el 30 de octubre fue ponchado por Nola Syndergaard, al entrar como bateador emergente en el quinto episodio, en el Citi Field.

Soto tendrá 20 años y 361 días al choque del martes, pero sí será el más joven que llega con experiencia en serie regular, superando los 21 años y 93 días que tenía Rafael Devers cuando jugó con los Medias Rojas de Boston, en el partido de apertura de 2018. Mondesí tuvo que esperar hasta el 26 de julio de 2016 para jugar en un encuentro de la primera fase del campeonato.

El sello criollo

Si en 2019 en Washington se destapa el champaña de la Serie Mundial (para lo que Soto ya estaría habilitado ingerir alcohol al llegar con 21 años) será la primera vez que las calles de la capital estadounidense son testigos de un cetro en casi un siglo.

En 1924, los Senadores, una de las ocho franquicias que estrenaron la Liga Americana en 1901, se impusieron a los Gigantes de Nueva York. El equipo también asistió a los clásicos de 1925 y 1933, pero en 1961 se mudó a Minnesota y cambió de nombre a Twins (Mellizos) y el béisbol no regresó al centro del poder político estadounidense hasta 2005 cuando los Expos dejaron Montreal.

En estos Nats que tienen en los lanzadores Max Scherzer y Stephen Strasburg y el antesalista de origen mexicano Anthony Rendon a sus principales responsables también hay un importante sello dominicano.

Soto y Víctor Robles, de 22 años, llegan como figuras con gran cuota de responsabilidad. El primero, en apenas su segunda campaña, viene de acumular una línea ofensiva de .282/.401/.548 en promedio de bateo, embasarse y extrabases, con 34 cuadrangulares y 110 remolcadas y 4.7 victorias sobre jugador reemplazo (bWAR).

En tanto que Robles culminó su primer curso completo con .255/.326/.419, 17 vuelacercas y 65 producidas. Su gran defensa, que de acuerdo con The Fielding Bible salvó 22 carreras, dispara sus fWAR a 4.1.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *